¿Te sientes sol@ estando en una relación? NO ESTÁS SOL@

¿Qué es lo último que acaricias por la noche antes de quedarte dormid@? ¿Qué es lo primero que tocas por la mañana cuando te despiertas?

Se sincer@. ¿Es tu teléfono? ¿Y sostienes ese teléfono mientras hay una persona a tu lado acostada en la cama con la que solías hablar, abrazar, disfrutar de momentos de tranquilidad o hacer el amor antes de quedarte dormid@?

Quizás estás usando las redes sociales para escapar del terror de nuestro momento actual, o te encuentras por la noche, consumiendo más y más noticias sobre Covid-19, protestas y la economía, solo para despertar cansado y abrumado. E incapaz de hablar con tu pareja sobre cualquier otra cosa. En un momento de conexión virtual masiva con el mundo exterior, al final del día, pero nuestras vidas internas se sienten un poco solitarias. Irónico, ¿no?



La soledad no es algo nuevo, pero tampoco se trata solo de estar socialmente aislado. Durante la última década, hemos experimentado un nuevo tipo de soledad: la pérdida de conexión, confianza y capital mientras estamos al lado de la persona con la que se supone que no debemos estar solos. Y el aislamiento que conlleva comparar nuestras vidas y relaciones con los perfiles de redes sociales perfectamente seleccionados de nuestros amigos y personas que ni siquiera conocemos. Recientemente, como todas las demás dinámicas de nuestras vidas han cambiado, el dilema de la soledad se ha intensificado. De forma aislada, pasamos más tiempo en línea que nunca, trabajando y tratando desesperadamente de mantenernos al día con la nueva información. Pero también hemos sido arrojados a la emoción principal que subraya la soledad de una manera completamente nueva: “Ambiguous Loss”, un concepto creado por primera vez por Pauline Boss. Es lo que sentimos cuando un ser querido está físicamente presente, pero de todas las demás formas ausente de una relación:

¿Alguna vez has visto a tu pareja escuchándote a medias, con la cara encendida del resplandor azul del teléfono? Estás hablando con ellos, pero están en otra parte, en el vórtice digital.

¿Qué tal ese retraso en el teléfono cuando estás hablando con un miembro de la familia que sospechas que está realizando múltiples tareas o revisando sus redes sociales mientras hablas?

¿Tienes un amig@ con el que te comunicas constantemente con un deseo fingido de poneros al día, pero nunca un compromiso?

Todas estas situaciones (y muchísimas otras) nos dejan hambrientos de conexión. Es como comer sin estar saciado, comida sin sustento. En este momento, Ambiguous Loss ha creado un hambre aún mayor. Caminamos por las calles, pero no son iguales.. Incluso la vida hogareña ha cambiado, como describió mi amiga Carmen: “Antes disfrutaba de una lectura en soledad, pero es estresante ahora, en aislamiento y confinamiento, bajo estrés”. Esa soledad puede resultar insoportable a veces ahora.

Incapaces de lamentar la montaña de pérdidas que hemos experimentado este año, nos quedamos con un dolor sin resolver. Y esperamos que nuestras relaciones soporten el peso de ese dolor. ¿Cuántos sentís que vuestras relaciones se derrumban bajo esa pesadez? En este punto, puede parecer más fácil conectarse con nuestros teléfonos que entre sí. Pero, ¿qué podemos hacer?

La crisis puede hacernos sentir solos en una relación

Tenemos la habilidad de delegar sentimientos incómodos. En momentos de crisis, nuestros ya diferentes mecanismos de afrontamiento se vuelven más extremos. Preocupado y estresado, uno de la pareja maximiza mientras que el otro, tratando de mantener la calma, minimiza. El que se preocupa deja el alivio al otro. El que calma se niega a preocuparse. Si tendemos a sobreactivarnos, el otro se sub-activará…

Vemos esto en nuestras conversaciones, nuestra planificación, nuestra vida sexual, nuestro deseo de probar cosas nuevas y más.

Cuando los problemas del mundo exterior se cuelan en casa, como siempre sucede, alimenta nuestra conexión: “ambos nos sentimos apasionados por la igualdad racial, por ayudar a los demás…etc”, tanto como alimenta nuestras diferencias aparentemente infranqueables. “Quiere enviar a los niños a la escuela; Siento que no es seguro y que debemos encontrar una manera de educarlos en casa ".

Este mes, he estado hablando en las sesiones y reflexionando sobre que el año 2020 ha sido un torbellino caótico de incertidumbre prolongada. Pero 2020 no es la suma total de toda tu relación. Tu relación no es el estado del mundo o la política. Puede parecer una tontería, pero debemos recordarnos a nosotros mismos y a nuestras parejas que muchas de nuestras peleas en este momento se desarrollan en todas las mesas de cada casa. Eso significa fundamentalmente que no estamos solos. No tengas miedo de comunicarte con amigos o incluso en foros virtuales. Puede que a algunos de vosotr@s os sorprenda saber que vuestra pareja también se siente sola, incluso si no lo dice.

Cuando sentirse solo en una relación se convierte en la norma

Lo que es más difícil son los problemas que siempre han estado ahí, que solo han empeorado en los últimos meses. Para aquellos de vosotros que ya estabais viviendo en continentes separados bajo el mismo techo, esa separación solo se ha intensificado mientras vivís uno encima del otro 24/7. Lo he dicho antes: la crisis exacerba las tensiones existentes, dentro de nuestra sociedad y dentro de nuestras relaciones. Si antes nos sentimos solos en una relación, este año ha revelado nuevas profundidades de esa soledad. Escucho con frecuencia frases y situaciones como estas:


- Siento que siempre tengo que iniciar yo la conversacion

- El compañero que desea que la conversación termine cuando no quede nada que decir

- El que se resiste por completo a las conversaciones porque nunca ha visto nada bueno salir de ellas

- La pareja experimenta una falta de empatía.

- El que no se siente seguro para mencionar nada porque el otro lo toma como una crítica y responde a la defensiva

- El que hace todo por los dos

  • La pareja desesperada por la intimidad física, experimentando la falta de contacto como rechazo sexual.

Ese último aparece con frecuencia en las sesiones. Una mujer me habla conmovedoramente sobre lo que se siente cuando su marido, con quien deseaba tener una relación íntima, apenas la mira; y me revela que no se han tocado en seis meses. Discutimos los efectos que ha tenido en su relación y cómo volver a conectarse. Como compartí con ella, es muy difícil y duro sentirse solo cuando estamos al lado de alguien con quien una vez no nos sentimos de esa manera, especialmente cuando estamos en una relación en la que puedes ser una esposa amada y querida, pero sigues siendo una amante hambrienta. Ser amado y deseado no es lo mismo. Sentirse rechazado sexualmente es una soledad emocional bastante frustrante.


Cuando nos sentimos solos en una relación, cada habitación de nuestra casa se convierte en un escenario sobre el que actúa la soledad. Ves la soledad en la comida que hiciste a regañadientes mientras tu compañero jugaba videojuegos o se tomaba "tiempo para él" desplazándose por Instagram. Ves desolación en el espejo del baño cuando te preguntas si tu pareja todavía te ncuentra atractiv@. En el patio, ves a tus hijos formando vínculos con el "padre divertido", inventando un mundo imaginario para ellos en casa. La profundidad de la soledad se vuelve insoportable cuando nos preguntamos por qué nuestra pareja puede acceder tan fácilmente a su imaginación y su sentido de alegría con los demás, pero no con nosotros.


La reconexión requiere tomar un camino diferente

Llegar a una nueva profundidad de conexión significa tomar un camino diferente para llegar allí. Ese camino está lleno de conversaciones difíciles que quiero ayudarte a tener. Empecemos aquí:


- Propón una cita en torno a una actividad y establece un límite de tiempo: "¿Podemos dar una caminata de quince minutos esta noche para hablar sobre algunas cosas?"

- Cambiar el entorno dando un paseo juntos, un baño o tomando un café juntos por la mañana puede ayudar a sacudir la rutina de la conversación.

- Empieza la conversación reconociendo que sabes que podría no ser agradable y que aprecias que esté dispuest@ a participar.

- Menciona una conversación productiva que hayais tenido juntos recientemente.

- Limítalo a un tema a la vez.

- Intenta escucharlo desde curiosidad e inquietud.

- Si tu pareja indica que se siente abrumada o cambia la actitud, no es necesario que respondas "pero no hice nada".

- Pregúntale: “Dime más, sigue contándome sobre eso”.

- Sepa que una de las formas más poderosas para que las personas no se sientan profundamente solas es que se sientan escuchadas.

- Y escuchar no significa estar de acuerdo. Recuérdeles esto a sí mismo ya ellos.

- Del mismo modo, reconocer la experiencia de otra persona no invalida la tuya.

- No compita eclipsando sus quejas con las suyas. Pídales que hagan lo mismo por usted.

- Recuerde que usted no es responsable de hacer que sus sentimientos negativos desaparezcan en esta situación.

- Y ellos no son responsables de hacer que sus sentimientos negativos desaparezcan.

- Recuérdense mutuamente que no van a resolver todos sus problemas en una conversación, pero que cada conversación es un paso importante.

- Siempre puedes preguntarle a tu pareja: "¿Hay algo que pueda hacer para que la conversación sea más productiva?"

  • Si las conversaciones se sienten imposibles, intenten escribirse el uno al otro. Puede hacer toda la diferencia.

Por último, recuerda el contexto en el que todos vivimos en este momento. Las personas propensas a la depresión, la ansiedad y el estrés se desencadenan en sentimientos negativos antes. Es posible que las personas que experimentan esos problemas por primera vez no se den cuenta o no comprendan por qué se sienten y actúan de esa manera. En lugar de abordar la conversación con "Me estás haciendo sentir como X" o "Nunca haces Y", intenta "Estoy preocupado por ti". Estos tiempos requieren frecuentes controles de pulso entre sí. Incluso el acto aparentemente pequeño de estar presente mientras verifica a un ser querido, estar realmente allí con él y escucharlo, puede crear nuevos canales de conexión.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo