Hambrientos de "Contacto"

Podemos vivir sin sexo, pero no podemos vivir sin contacto. Cuando no nos tocan, nos volvemos irritables, agresivos, desregulados y deprimidos. Necesitamos el tacto para sentirnos seguros y para establecer un apego seguro. Necesitamos el contacto porque indica confianza y conexión. Necesitamos el tacto porque nos tranquiliza y es placentero.

Haz una pausa. Al leer esto, ¿pensaste inmediatamente en las caricias que has compartido con otra persona? Vuelve a leerlo ahora y piensa en el sentido del tacto que compartes contigo mismo.


En los últimos veinte años -cuando hemos pasado a conectar más con la gente en línea que en persona-, ¿has sentido “hambre” de tacto?

En el último año, cuando la conexión con un desconocido ha pasado de ser una oportunidad para el compromiso espontáneo a una oportunidad para la contaminación espontánea, ¿se ha notado más esa necesidad del tacto? En el futuro inmediato, compartir el tacto con otros conlleva efectos secundarios: peligro, paranoia, frustración.… Pero uno de los efectos secundarios más duros ha sido la soledad, especialmente en los momentos en que más hemos necesitado el contacto.

Nada puede sustituir el hecho de coger la mano de un ser querido, un abrazo bien apretado con un viejo amigo, un primer beso o sentarse junto a un amable desconocido. Pero este periodo de alejamiento de los demás nos ha dado la oportunidad de explorar un tipo de intimidad física que a menudo descuidamos: la que vive dentro de nosotros. El autotacto no sólo puede ayudarnos a superar este momento, sino que puede tener efectos duraderos en la relación que mantenemos con nosotros mismos. El autocontacto, ya sea a través del masaje, la masturbación o la sintonía con la forma en que los elementos se sienten en nuestra piel, siempre ha sido una forma de autocalmarse. Hoy en día, también se ha convertido en nuestra herramienta más segura y poderosa para el autocuidado.

La necesidad humana del tacto

Al principio de la vida, el tacto es el primer sentido que desarrollamos. Cuando somos bebés, nos chupamos el dedo, nos retorcemos el pelo y nos aferramos a una mantita. Buscamos la suavidad porque nos gusta cómo se siente en nuestra piel. Cada uno de estos autotoques es la búsqueda del bebé para autocalmarse cuando el contacto piel con piel con otro no está disponible. En estos momentos, aprendemos a calmarnos, a reducir nuestro ritmo cardíaco y los niveles de cortisol, y a liberar oxitocina. Un bebé no conoce la ciencia, pero no es consciente de lo que le sienta bien y lo que le sienta mal. Esa dinámica nos acompaña hasta la edad adulta. Sabemos lo que nos gusta y lo que no nos gusta aunque no tengamos las palabras para ello. Esto se debe a que el propio tacto es un lenguaje, el primero, y está compuesto por un vocabulario íntimo que incluye el dolor y el placer.

Cuando alguien nos toca y retrocedemos bajo sus dedos, estamos comunicando que nos sentimos incómodos. Cuando alguien nos toca y nuestros músculos se relajan, estamos diciendo "me siento bien. Me siento seguro". Lo mismo ocurre cuando nos tocamos a nosotros mismos. Cuando nos damos un toque cálido, frotándonos suavemente la barriga o rascándonos la cabeza, calmamos nuestro estrés cardiovascular y activamos el nervio Vago del cuerpo. Éste está íntimamente relacionado con nuestra respuesta compasiva, tanto al dar como al recibir, a los demás y a nosotros mismos. Por eso, cuando nos tocamos amablemente, estamos comunicando ternura y cuidado a todo nuestro cuerpo. Cuando nos golpeamos la palma de la mano en la frente al darnos cuenta de un error, estamos diciendo "lo he estropeado". Cuando nos masturbamos, nos recordamos a nosotros mismos que merecemos sentirnos bien, relajarnos, excitarnos, dedicar tiempo a nuestro propio placer.

Nuestro sentido del tacto se desarrolla en un mundo de mensajes mixtos

Cuando pensamos en el tacto como un lenguaje, podemos ir más allá del tacto bueno o malo, del tacto con luz verde o con luz roja. También podemos analizar los mensajes sociales, culturales e interpersonales que informan el lenguaje del tacto. Crecemos y vivimos en un mundo de mensajes contradictorios sobre el tacto físico y, en particular, sobre el autotacto.

Las razones fisiológicas, emocionales y psicológicas fundamentales del tacto evolucionan a medida que lo hacemos, pero aprendemos a suprimir la necesidad. En el mundo occidental, cuando entramos en la edad escolar, se nos dice que la masturbación, una práctica natural para calmarnos, está prohibida. En la escuela secundaria, la educación sexual tiende a centrarse en el sexo con penetración o en la ausencia de sexo, eliminando el amplio abanico de opciones intermedias o con uno mismo. El concepto de placer ni siquiera entra en la ecuación. Para cuando los jóvenes se inician en la actividad sexual, el amplio lenguaje del tacto -que la sexóloga Jaiya desglosa como tacto afectuoso, tacto curativo, tacto sexual y tacto erótico- se ha colapsado en un gran NO.



No se trata sólo de la educación sexual. Desde la adolescencia hasta la edad adulta, nuestro modelo sexual dominante se centra tanto en el orgasmo que muchos de nosotros, cuando no queremos participar en la producción completa, bloqueamos por completo los placeres básicos del tacto. Esta dinámica se manifiesta a menudo como una desvinculación de las herramientas de autocalentamiento con las que nacemos. El cuerpo empieza a olvidar lo natural y bueno que es cuidarse a sí mismo. Olvidamos el poder que tenemos para hacernos sentir valorados, satisfechos, dignos e incluso amados. Por desgracia, algunos sectores de la sociedad cuentan con ello, y no sólo para vender productos de belleza y bienestar.

Recuperar el sentido del tacto es un acto radical

A lo largo de toda la historia de la humanidad, las culturas han utilizado el cuerpo como recipiente para el control social. A un nivel muy básico, la interiorización de mensajes negativos sobre nuestro cuerpo -y las instrucciones prohibitivas que rodean nuestra capacidad de acción- bloquean nuestra capacidad de recurrir a nosotros mismos para obtener una sensación de bienestar. Esto es especialmente cierto en el caso de las personas cuyos límites han sido vulnerados y violados, de aquellas cuyos cuerpos han cambiado radicalmente a causa de la enfermedad y de aquellas para las que los estándares sesgados de la sociedad refuerzan la indignidad y la vergüenza.

Perpetuar la idea de que el placer, la aceptación, el valor y el cuidado sólo pueden venir de una fuente externa nos mantiene dependientes de personas, empresas, gobiernos y sistemas -por no hablar de un montón de productos- que no nos sirven. Cuando tomamos nuestro placer en nuestras propias manos, por así decirlo, estamos ampliando el lenguaje del tacto para incluir una declaración que explica mejor la autodenominada "negra, lesbiana, madre, guerrera, poeta" Audre Lorde. "Cuidar de mí misma no es autoindulgencia. Es autoconservación, y eso es un acto de guerra política".

Un ejemplo de ello es el trabajo de Rafaella Fiallo y Dalychia Saah, defensoras del placer, educadoras, trabajadoras sociales y creadoras de la Afrosexología. Su visión de una sexualidad negra liberada "es que reclamar y tener agencia sobre nuestros cuerpos se transferirá a otros aspectos de nuestras vidas y nos incitará a reclamar la agencia política, económica y social".

Adelante, tócate

Ya es hora. Apaga el ordenador. Pon el teléfono fuera de tu alcance. Declara a quien sea que te estás tomando tiempo para ti.

Busca cinco objetos que te guste tocar. Quizá sea un pañuelo de seda, una bola antiestrés, un libro encuadernado en piel, un aceite corporal o un nuevo favorito: el slime (para jugar). Intenta describir exactamente cómo se siente cada uno de estos objetos en tu piel y qué hace que la sensación sea placentera.


Ahora que has sintonizado con la sensación de otra cosa en tu piel, explora cómo se sienten tus propias manos. Experimenta con diferentes tipos de tacto: rápido y lento, superficial y profundo, circular y lineal, en el dorso de la palma y en la parte delantera. Invierte la palma de la mano y utiliza el dedo índice para trazar un camino desde la punta del dedo corazón hasta el pliegue del codo, con un movimiento circular lento, incluso más lento. ¿Qué es lo más lento que puedes hacer hasta llegar al codo? Si lo haces con los ojos cerrados, creerás que has llegado mucho antes. Comprueba cuántos intentos necesitas para percibirlo con precisión.

Mientras realizas estos ejercicios, piensa en los lugares de tu cara y tu cuerpo que nunca tocas. Explóralos. Observa cómo, cuando te tocas, estás dando y recibiendo al mismo tiempo. ¿Cómo te hace sentir el contacto hedónico contigo mismo?


65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo